“Abandona tu mente y dedícate a tus sentidos” Fritz Perls

Una de las cosas que más valoro de mi trabajo con Mandala Intuitivo es el hecho de que se incentive a crear desde la intuición confiando en la guía interna y olvidando el control de la mente y sus conceptos.

Cuando hacemos mandalas con plantillas o mandalas geométricos estamos moviéndonos en un espacio ajeno donde podemos tener control sobre lo que hacemos y sobre los resultados haciéndolo con máxima atención y concentración.

Recuerdo hace unos 15 años o más que asistí a un taller de la flor de la vida, fue fascinante y super interesante saber sobre ese misterio mágico de la geometría sagrada. En ese tiempo estaba de moda Drunvalo Melchizedek y sus estudios sobre la flor de la vida. Parte del taller fue dibujar la flor de la vida con el compás. Francamente me resultó un poco difícil, tratar de que cuadre cada línea, cada círculo e ir juntando poco a poco para ir formando las figuras sagradas. Lo hice super concentrada y con tensión pero lo logré a la final y estuve muy contenta de ver mi flor de la vida, luego la pinté y ahí quedó.

Ahora si ustedes me preguntan:¿Me sirvió para darme cuenta de algún proceso en mí? No. ¿Pude percibir las sensaciones corporales mientras dibujaba o pintaba? No. ¿Logré conectarme con algún sentimiento y comprender la raíz de éste? No. ¿Pude comprender mis patrones habituales que uso para sobrevivir? No. Muy interesante y bonito pero sin desvalidarlo dentro del abordaje terapéutico, me parece que es muy desempoderador el pintar mandalas dibujados por otros, desempoderador cuando no motivan el uso de tu propia intuición y tu guía interna. Podrás moverte y disfrutar con las formas geométricas, pero eso sí será un efecto inducido externamente y no tendrás el beneficio de aprender a confiar en tu propio proceso y llegar a capas profundas de ti que mentalmente no puedes acceder.

Así en Mandala Intuitivo nos lanzamos a ser espontáneos, a no pretender que la línea de arriba cuadre con la de abajo, que los colores combinen, que todo esté simétrico, que las figuras tengan el mismo tamaño, etc, etc. Me relajo en las formas desiguales, me relajo en los sitios asimétricos, me relajo en lo inesperado, me relajo en la confusión.

¡Qué reconfortante poder crear sin expectativas ni control!

Es entregarse a lo que es, salga lo que salga, el fin está en el proceso mismo de soltarse a la creación intuitiva.

Cuando pasamos transiciones es cuando más podemos darnos cuenta de cómo reaccionamos ante ellas, la mayoría de veces pretendemos controlarlas, tratando de cambiar, tratando de negar lo que pasa, tratando de arreglarla de cualquier manera. En nuestro afán de resistirnos a lo que es, tensionamos todo nuestro cuerpo por querer otra cosa diferente.

Así cuando creamos mandalas de manera intuitiva estamos practicando precisamente eso, el aceptar, entregarse a lo que es, no hay mayor control en el proceso, solo rendición. Dejamos de aferrarnos a resultados “perfectos” “positivos” “ordenados”, a lo “correcto” que nos hagan sentirnos satisfechas, pertenecidas, valoradas.

Ahora bien, si creando mandalas intuitivos logramos soltarnos, soltar la mente, las expectativas, soltar los conceptos. ¿Te imaginas lo que es cuando creamos con los ojos cerrados y dibujamos con ambas manos bilateralmente?

Esta manera creativa expresiva de crear dibujos bilaterales mientras exploramos experiencias perturbadoras ayuda totalmente a soltar el control y conectarse profundamente con las sensaciones corporales, con lo que sentimos en el cuerpo. Al cuerpo poco le importa las historias que contamos y las imágenes que podamos crear, le importa que se lo perciba y poderlo aliviar de tensiones encapsuladas. Ya no hay ninguna interferencia de expectativas o de pretender crear imágenes concretas. No hay un enfoque artístico para nada sino más bien corporal, los clientes no están haciendo ninguna especie de arte, lo que hacen es plasmar las sensaciones corporales con dibujos bilaterales. Estamos renunciando completamente a controlar y dejamos que los conceptos e ideas se caigan en pedazos.

“Rebaja tus criterios y relájate en lo que es”

Para muchas de mis clientes el hecho de ofrecerles que trabajen con técnicas intuitivas ha sido una invitación a liberarse y reconocer la perfección en la imperfección. A sentirse más sueltas, más conectadas consigo mismas y con su guía interna. Han aprendido a confiar en el fluir, confiar en el propio ritmo interno y en el soltar. Han aprendido a valorarse como son y valorar sus mandalas sin juzgarlos ni etiquetarlos de alguna manera.

También han habido personas que no se han conectado con mi propuesta y se han sentido más seguras haciendo otro tipo de trabajo con mandalas donde pueden tener el control de la situación, lo cual también es válido. El control consciente de lo dibujado puede ser apropiado en ciertos momentos del proceso pero no llega a tener una profundidad suficiente como para acceder a la memoria inconsciente para poder sanar. Cada uno dependiendo de su camino de sanación busca lo que necesita en ese instante.

“La agresión más grave hacia nosotros mismos, el daño más fundamental que podemos hacernos es permanecer en la ignorancia por no tener el coraje y el respeto de mirarnos a nosotros mismos honesta y delicadamente”

Pema Chodron

Nos sentamos en cada sesión de Mandala Intuitivo con el NO saber, NO esperar, NO controlar, hasta que la voz interior hable y se exprese guiando el proceso.

Esto permite tener acceso a la percepción interna donde podemos tener información de nuestro cuerpo, de nuestras emociones y de nuestros pensamientos. Así mismo podremos tener espacio para explorar nuestros recursos tanto internos como corporales y creativos.

Así pueden ver la enorme ventaja cuando se trabaja de manera intuitiva y espontánea, se abren espacios para mayor exploración y mayor consciencia. Sin sentirnos limitados por líneas y patrones de otros o por instrucciones precisas a seguir donde no podemos llegar a un territorio más abundante que está esperando para ser explorado.

¿Y tú, aún piensas que para trabajar tus procesos personales con Mandala Intuitivo necesitas tener aptitudes artísticas?

Susana Guerini

Pin It on Pinterest

Si te gustó, compártelo con tus amig@s

Malcare WordPress Security