En el transcurso de un día o quizás de una semana, muchas de nosotras podemos estar pensando casi continuamente por ejemplo: “una parte de mí quiere y necesita esto y, sin embargo, al mismo tiempo, otra pate mía quiere lo contrario”. ¿Cuántas veces nos hemos sentido incómodas e insatisfechas en ese estado de querer y no querer algo?

Esta situación de contradicción interna se siente a veces como un estancamiento y encrucijada. Por lo general nos damos cuenta de estas partes polarizadas y simplemente tapamos o ignoramos uno de los argumentos. Es normal que sucedan estos dilemas entre partes nuestras y pueden ser cambios fluidos de una parte a otra si podemos observarlas, incluirlas y discernir entre lo importante y lo no tan importante en las circunstancias particulares de vida. Pero hay momentos en que podemos atascarnos en esa lucha interna sin saber cómo avanzar.

Estas contradicciones internas que se manifiestan como luchas internas de poder por afirmar las creencia y acciones de cada parte hace que experimentemos altos niveles de estrés, ansiedad y desconexión con lo que sentimos y con quién nos relacionamos.

Este dilema interno puede ser trabajado de manera terapéutica con mandalas teniendo el beneficio de tener al círculo como lugar seguro y a la posibilidad de otro tipo de expresión que no sea solamente la verbal. A este trabajo he añadido además de la meditación del escaneo del cuerpo e identificación de la paradoja interna, el movimiento corporal y el sonido que expresa cada aspecto de la encrucijada.

El poder ver desde una distancia lo expresado con colores y formas nos ayuda a desenredarnos internamente y poder mirar con más claridad y así expresar los sentimientos que acompañan cada parte.

En estas sesiones se trabaja en tres puestos, tres sillas, o tres cojines en el suelo. Una silla o puesto representaba un lado de la contradicción, la otra el punto medio, el centro, y la otra silla el otro lado del dilema.

Reconocemos y le damos espacio a estas partes contradictorias en nosotras sin juzgarlas. Creamos un mandala de trazos fluidos y sentidos para un elemento y otro para el opuesto. Mientras sostenemos un tercer puesto entre los dos para sentir la diferencia y recordarnos del camino medio, de la mirada que mira, de la consciencia amorosa que sostiene todo. Así vamos cambiando de puestos durante el proceso creativo, moviéndonos desde un lado de la polaridad, pasando por el medio y luego al otro lado.

En cada puesto, sea en la silla o en el piso donde se trabaje se puede sentir la energía de cada parte, es impresionante como el cuerpo habla desde cada espacio y cómo de diferente es la energía que se mueve en cada uno. Es de vital importancia tener el apoyo del puesto que representa nuestro centro, el ser esencial, la consciencia amorosa a donde regresamos y que nos arraiga y contiene para no quedarnos apegados a ningún opuesto.

Al crear mandalas intuitivamente para cada parte estamos reconociendo y dando voz a cada una, esto produce una sensación de alivio y descongestionamiento interno. Esas partes que han sido enterradas son revividas, escuchadas y honradas.

Las partes pueden disminuir lenta y mutuamente su antagonismo una vez que se sienten escuchadas y entendidas, confiando en que con nuestro centro a cargo, una no superará a la otra y causará más dolor y sufrimiento. Este proceso terapéutico con mandalas reduce la tensión y ayuda a tomar una decisión o tomar medidas diferentes. Estamos creando un nuevo escenario para una integración y sanación transformadora.

El objetivo es una vez creado un mandala para cada parte, regresar a nuestro centro y empoderarnos en ese espacio y crear a la final un tercer mandala que concilie estos opuestos y promueva una integración. Este tercer mandala incluirá símbolos representativos de los otros dos mandalas del dilema. Este proceso ayuda a expandir el potencial para encontrar soluciones creativas anteriormente inaccesibles.

Si sientes que estás en una situación de conflicto interno y contradicción te invito a mi nuevo taller online sobre este tema. No te lo pierdas!

DIAS Y HORARIO:

Sábado 11 de Julio y el domingo 12.

Serán dos encuentros online por SKYPE, en el primero de dos hora y cuarto aproximadamente estaremos creando dos mandalas para las partes en contradicción y el domingo crearemos en hora y media aproximadamente el tercer mandala de integración. Las dos sesiones serán a las 17:00 hora España.

CUPO: 

Como ya muchas de ustedes me conocen me gusta trabajar en sesiones personalizadas donde hay suficiente tiempo para expresarse, sentirse escuchada y permitir que el proceso tenga su ciclo completo. Es por esto que este taller lo dictaré a grupos pequeños de 3 personas.

*No se trata de un taller donde reciben videos tutoriales o textos explicativos.

MATERIALES: 

– 3 hojas grandes A2 420 x 594 mm o más grande. Pueden ser cartulinas o papel grueso para poder crear con trazos fluidos sin mucho detalle.

-Se usarán crayones grandes o crayones de óleo, o tizas pasteles. (no usaremos lápices de colores)

-Compás o algún objeto redondo grande para trazar el círculo y un cuaderno para apuntar los “registros amorosos”

INVERSIÓN: 

45 EUROS a ser depositados antes del taller a través de Paypal o Transferwise o transferencia bancaria.

 

Si quieres participar envíame un mensaje ya sea por mail:

o

por whatsapp: +34 602549367

para cualquier inquietud, para reservar tu espacio y darte los datos del pago.

 

Espero contar contigo para vivir esta linda experiencia!

Abrazos circulares!

Susana Guerini

 

Don`t copy text!

Pin It on Pinterest

Si te gustó, compártelo con tus amig@s

Malcare WordPress Security